¿Sientes dolor y necesitas alivio? Ponte en contacto con nosotros.

Blog

Artrosis Medicina Regenerativa

Células madre mesenquimales para combatir la artrosis de cadera

Células madre mesenquimales para combatir la artrosis de cadera

El surgimiento de las células madre mesenquimales como alternativa de tratamiento para las enfermedades musculo-esqueléticas ha significado una revolución para la medicina regenerativa. Actualmente, la infiltración articular de células madre mesenquimales para combatir la artrosis de cadera, así como otros tipos de artrosis, forma parte del repertorio de tratamientos ofrecidos por muchos centros médicos. En el Instituto Ordóñez de Asturias queremos contarte un poco más.

Las Células Madre Mesenquimales o MSC (por sus siglas en inglés de Mesenchymal Stem Cells), son un conjunto de células que tienen la capacidad de autorrenovarse y que, además, pueden transformarse en una amplia variedad de subtipos celulares, principalmente células del hueso (osteocitos), de la grasa (adipocitos) y del cartílago (condrocitos). Esto las convierte en una alternativa para el tratamiento de enfermedades, como la artrosis, en las que la renovación celular, por diversos motivos, se encuentra afectada.

La artrosis es una enfermedad degenerativa del sistema musculo-esquelético causada por el desgaste del cartílago articular, lo que trae como consecuencia aumento de la fricción entre los huesos que conforman la articulación, generando inflamación y dolor.

Alrededor de 7 millones de personas viven en España con artrosis y aún no lo saben. Según Josep Vergés, presidente de la Fundación Internacional de la Artrosis esto representa aproximadamente un 30% de los españoles.

Artrosis como causa de dolor crónico articular

La articulación es una estructura anatómica compleja formada en la unión entre dos o más huesos. Su principal función es generar una superficie que facilite el desplazamiento de esos huesos durante el movimiento sin que se genere rozamiento entre ellos. Además, las articulaciones sirven de punto de inserción a muchos músculos del cuerpo por lo que funcionan como estructuras de soporte del sistema muscular. Está formada por tres estructuras fundamentales: el cartílago articular, la membrana sinovial y la cápsula articular, en cuyo interior se encuentra contenido el líquido sinovial.

No se conocen las causas que pueden conducir al desarrollo de artrosis, sin embargo, la evidencia sugiere que ocurre por el desequilibrio entre el desgaste y la reparación del cartílago articular. Cuando el desgaste es superior, se pierde superficie y aumenta la fricción. Esto conduce al desarrollo de un cuadro inflamatorio intraarticular que trae como consecuencia alteración estructural de la articulación y la aparición de dolor persistente. Este último constituye el principal síntoma de la artrosis.

La artrosis puede afectar a dos tipos de articulaciones: Aquellas que sostienen el peso del cuerpo como la cadera y las rodillas y aquellas que se utilizan con una frecuencia superior como las articulaciones de la mano. En base a ello, a pesar de que los síntomas de artrosis son similares, la aparición y el nivel de afectación varían según la articulación afectada.

Artrosis de cadera

La artrosis de cadera y la artrosis de rodilla son las más frecuentes a nivel mundial. Muchos estudios han mostrado que el porcentaje de pacientes afectados por artrosis de cadera varía según la región geográfica, observándose una mayor prevalencia en Europa donde alcanza hasta un 25%.

La articulación de la cadera, también conocida como articulación coxofemoral, está formada por el fémur y el hueso coxal y se encarga de conectar el tronco con las extremidades inferiores.

El desarrollo de la artrosis de cadera es multifactorial y de igual forma que con otros tipos de artrosis produce alteración estructural de la articulación. Los pacientes que padecen artrosis de la cadera manifiestan dolor persistente en la región inguinal que aumenta progresivamente a medida que avanza el tiempo y que, en algunos casos, no cesa durante el reposo nocturno. Además, estos pacientes experimentan un aumento en el número de caídas debido a la perdida de estabilidad en la articulación junto con dificultades en el movimiento.

Tratamientos disponibles para la artrosis de cadera

Actualmente la Osteoarthritis Research Society International recomienda que para el tratamiento de pacientes con artrosis de cadera se deben emplear simultáneamente métodos farmacológicos y no farmacológicos.

Entre los métodos farmacológicos más frecuentes se encuentran el uso de paracetamol, antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y opiodes para alivio del dolor articular. En algunos casos esto incluye, como veremos más adelante, la introducción directa del fármaco en el espacio articular.

Entre los métodos no farmacológicos se encuentran la modificación del estilo de vida, rehabilitación a través de un fisioterapeuta y la cirugía articular. Esta última implica el remplazo total de la articulación coxofemoral y es considerada hasta la actualidad como la técnica más eficiente para combatir la artrosis de cadera.

La infiltración articular se encuentra en el medio entre los tratamientos ya que a través de esta técnica se pueden introducir en el espacio articular tanto sustancias que tienen efectos farmacológicos sobre los tejidos articulares como elementos que participan en la reparación tisular. Un ejemplo de este último caso es la infiltración articular de células madre para combatir la artrosis, que como ya veremos, representa un gran avance para la medicina regenerativa.

Células madre mesenquimales en el tratamiento de artrosis de cadera

Como mecionamos al principio, las células madre mesenquimales tienen la capacidad de diferenciarse en un amplio número de subtipos celulares, además, fisiológicamente actúan coordinando los procesos de reparación tisular y regulación inmunitaria. Estas características han permito considerar a las células madre mesenquimales como una nueva estrategia terapéutica para combatir la artrosis de cadera.

Estas células madre mesenquimales pueden ser obtenidas de diversos tejidos entre los cuales se encuentran: el cordón umbilical, la médula ósea y el tejido graso. Una vez extraídas, estas células pueden ser cultivadas in vitro y ser diferenciadas a los diversos subtipos celulares que se requieran para, tras de esto, ser introducidas en el espacio intra articular.

Adicionalmente, las células madre mesenquimales coordinan la respuesta de reparación tisular a través de la producción de moléculas llamadas interleucinas. Estas moléculas controlan la respuesta inmunitaria y a la vez promueven la activación de las células encargadas de renovar cada una de las estructuras que conforman la articulación.

El control de la inflamación intra articular es fundamental para el tratamiento de la artrosis de cadera ya que la inflamación crónica es uno de los factores que promueven la alteración estructural de la articulación y a la generación del dolor. Además, gracias a esta respuesta inmunitaria, los mecanismos de reparación se encuentran suprimidos o en algunos casos alterados, ocasionando que se formen tejidos cicatrízales fibrosos que le otorgan rigidez a la articulación. Esto último contribuye con la patología de la artrosis y causa una mayor limitación del rango articular.

A través de la infiltración de células madre mesenquimales se trata de corregir el desequilibrio que existe en los mecanismos de reparación articular como consecuencia de la edad u otros trastornos patológicos. De esta forma, existe una mayor probabilidad de eliminar desde raíz la causa de artrosis y se promueve la reparación tanto del cartílago articular como de la membrana sinovial, que son las dos estructuras más afectadas durante el desarrollo de la artrosis.

En el Instituto Ordóñez estamos a la vanguardia en investigación de medicina regenerativa. Contamos con un equipo de prestigiosos especialistas y contamos con las instalaciones, laboratorio, quirófano y la tecnología a la altura de los desafíos que la salud de nuestros pacientes exige. Todo  para ofrecerte una amplia gama de tratamientos y soluciones en medicina y fisioterapia adaptada a cada diagnóstico.

No dudes en contactarnos por correo electrónico o rellenar nuestro formulario ante cualquier duda, estaremos encantados de responderte.

 

 

 

Comentarios

Testimonios

Tras el tratamiento en el Instituto Ordóñez he recuperado mi rodilla

Emil Fuechmann
Emil Fuechmann

Desde la primera visita me sentí comprendido en todos los aspectos

Eduardo Infiesta García
Eduardo Infiesta García

Gracias al tratamiento sigo compitiendo al máximo nivel

Carlos Prieto Marcos
Carlos Prieto Marcos

Gracias al Instituto Ordóñez hago una vida normal libre de dolor

Ana Diego Rapado
Ana Diego Rapado

Tras el tratamiento en el Instituto Ordóñez he recuperado mi rodilla

Javier González Tuñón
Javier González Tuñón

¿Quieres acabar con el dolor?





He leído y acepto la política de privacidad.

 

Información Básica Sobre Protección de Datos:  Responsable: SIMÓN ORDÓÑEZ. Finalidad: Gestionar su solicitud de cita en nuestro centro. Legitimación: Consentimiento del usuario. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: Política de Privacidad