¿Sientes dolor y necesitas alivio? Ponte en contacto con nosotros.

Radiofrecuencia articulaciones vertebrales posteriores

Radiofrecuencia articulaciones vertebrales posteriores

La radiofrecuencia ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de múltiples padecimientos crónicos de la columna vertebral, de los cuales, uno de los más frecuentes es el dolor en las articulaciones facetarias.

Ventajas y beneficios

Alternativa a la cirugía de columna para corregir defectos anatómicos, en la que se requieren largos meses de reposo médico y rehabilitación física.
Aumento de la movilidad articular debido a que muy a menudo, el dolor facetario suele causar dificultad para realizar movimientos laterales de la espalda.
Efecto rápido y duradero. Una sesión de radiofrecuencia facetaria podría tener resultados positivos inmediatos en función de alivio de dolor y capacidad de movimiento. Estos efectos suelen durar muchos meses.
Procedimiento seguro debido a que la inyección de radiofrecuencia en las articulaciones facetarias ocurre por fuera de la cavidad medular, no existen riesgos de posibles pinchamientos nerviosos.
Reducción de espasmos musculares. El dolor facetario (originado en una articulación) puede incidir sobre los músculos de la espalda. Esto ocurre como un sistema de compensación contralateral, en la que los músculos pueden presentar contracciones continuas y dolor. Complicando aún más, el cuadro clínico del paciente.

Definición

El procedimiento terapéutico para revertir el dolor facetario con radiofrecuencia consiste en la utilización de ondas eléctricas de alta frecuencia (y baja intensidad, por lo que se elimina el riesgo de electrocución) adentro y alrededor de la cápsula articular de las facetas vertebrales (mejor llamadas articulaciones zigoapofisarias) que tienen entre sus funciones, ayudar a proveer estabilidad a las articulaciones discales, que estas por sí solas, podrían perder sostén al rotar lateralmente si no existieran las facetas.

La radiofrecuencia es administrada a nivel de las cápsulas articulares con daños por medio de un conjunto de delgados electrodos muy sensibles, que tienen la capacidad de generar cambios de temperatura beneficiosos para neutralizar los impulsos nociceptivos (de dolor) originado en la articulación.

El procedimiento es de tipo ambulatorio, en el que no se requiere reposo post quirúrgico. El procedimiento además, contempla la posibilidad de aplicar anestesia local previamente para que el paciente no sienta molestias.

¿Para qué la empleamos en Instituto Ordóñez?

Las facetas articulares de la columna vertebral pueden desarrollar procesos degenerativos e inflamatorios, como la osteoartritis, en la que la cápsula articular pierde consistencia en el cartílago y tiene mayor predisposición a romperse, lesionarse o soportar menos cambios en la presión.

El dolor facetario crónico puede presentarse en cualquier nivel de la columna vertebral, aunque son más frecuentes a niveles lumbares y cervicales. El dolor en las facetas lumbares puede llegar a ser tan pronunciado como para irradiarse a otras localizaciones más inferiores, como los glúteos y muslos. En la mayoría de los pacientes, el dolor puede aumentar con la bipedestación prolongada o el sedentarismo.

¿Por qué funciona?

La radiofrecuencia aplicada a las facetas vertebrales tiene un alto nivel de éxito (que supera el 70 por ciento de los casos) reduciendo el dolor crónico.

Los mecanismos por los cuales el procedimiento funciona tienen que ver con la capacidad que tienen cierto tipo de impulsos eléctricos (radiofrecuencia) para generar cambios bioquímicos dentro de los nervios del cuerpo que logren disminuir la transmisión del dolor. En teoría, es un bloqueo selectivo de nervios nociceptivos.

Las articulaciones del cuerpo tienen una particularidad y es que son bastante inervadas, esto se debe a que el sistema nervioso central requiere conocer la cantidad de presión que estas estructuras reciben en un momento dado y tener consciencia de los movimientos del cuerpo, aún sin verlos.

A este fenómeno se le conoce como propiocepción y, en casos de daños articulares (como en la osteoartritis de las facetas vertebrales), los nervios que las cubren, reciben continuamente impulsos de dolor, por lo que se torna crónico y difícil de tratar.

¿Quieres acabar con el dolor?