¿Sientes dolor y necesitas alivio? Ponte en contacto con nosotros.

Radiofrecuencia ganglio dorsal

Radiofrecuencia ganglio dorsal

El dolor crónico de la columna vertebral puede llegar a ser reversible por medio de la aplicación de radiofrecuencia pulsátil, un tratamiento cada vez más alentador para miles de personas que padecen de molestias físicas.

Ventajas y beneficios

Reducción del dolor crónico que puede llegar incluso, a incapacitar físicamente a las personas.
Sin necesidad de tratamientos analgésicos o cirugía. La radiofrecuencia es sin duda alguna, una de las mejores alternativas a la cirugía de columna o el consumo de calmantes para el dolor, muchas veces, poco eficaces.
Aumento de la movilidad en el tronco ya que, al haber menos percepción del dolor, el paciente sentirá más bienestar físico y confianza para retomar actividades que creía imposibles de realizar, como salir a correr o nadar.
Bastante seguro debido a que las técnicas de abordaje y, los instrumentos utilizados, han sido diseñados teniendo en cuenta la delicada morfología de la columna vertebral, evitando así, posibles lesiones.

Definición

La radiofrecuencia fue descubierta en los Estados Unidos de América durante la década de 1950, pero no fue sino hasta un par de décadas después que empezó a utilizarse en nervios periféricos, para neutralizarlos y conseguir que los impulsos de dolor que transcurrieran por allí, fueran detenidos.

La radiofrecuencia de ganglios dorsales se desarrolló hace unos 20 años como una variante de la radiofrecuencia convencional, en la que la aplicación de impulsos eléctricos de alta frecuencia y baja intensidad tiene lugar a nivel de los ganglios de la columna dorsal para hacer que estos se desactiven y así, el dolor no pueda ser procesado en el sistema nervioso central. Es decir, no habrá percepción del dolor.

El procedimiento consiste en llevar a quirófano el paciente, administrar sedantes (o anestesia local, para evitar que la técnica sea incómoda) y, por medio de una máquina de radiografía computarizada, el médico pueda introducir un catéter especializado (con un electrodo en su extremo) hasta el sitio preciso del ganglio dorsal que refiere dolor, para sí aplicar la radiofrecuencia ya mencionada. La radiofrecuencia aplicada en esta técnica es de tipo pulsátil, misma que ha demostrado ser más efectiva en la disminución del dolor, que podría en el mejor de los casos, perdurar por varios meses.

¿Para qué la empleamos en Instituto Ordóñez?

La radiofrecuencia aplicada en ganglios dorsales no solo ha demostrado grandes efectos positivos en la reversión del dolor crónico de la espalda a corto plazo, sino también a mediano y largo plazo. Este factor es clave en un problema de salud que tiene entre sus características, ser perdurable y difícil de tratar de manera efectiva (ya que la terapia farmacológica o los procedimientos quirúrgicos no funcionan igual en todos los pacientes).

Este dolor crónico dorsal puede tener lugar en varios niveles de la columna vertebral, desde la región cervical en el cuello (por accidentes traumáticos o hernias cervicales) hasta la zona lumbar (donde la lumbalgia puede limitar los movimientos del tronco en miles de pacientes alrededor del mundo). También, el dolor crónico torácico (por neuralgias intercostales, fracturas de costillas, metástasis ósea o el producido después de una cirugía de tórax) también ha resultado beneficiado con la radiofrecuencia pulsátil en los ganglios dorsales de la zona.

¿Por qué funciona?

Los ganglios dorsales son un conjunto de estructuras nerviosas ubicadas a cada lado de la médula espinal, en la espalda. Su función principal es la de integrar las diferentes percepciones sensitivas del cuerpo antes de pasar al sistema nervioso central donde será procesado como un dolor propiamente dicho.

Al aplicar radiofrecuencia de tipo pulsátil directamente en estos ganglios, ocurrirán fenómenos bioquímicos y eléctricos que repercutirán sobre los impulsos de dolor que recibe el ganglio, haciéndolos cada vez más pequeños y poco perceptibles. Como resultado habrá que el dolor de un área dada será cada vez más, difícil de llegar al sistema nervioso central.

¿Quieres acabar con el dolor?